ITA - ENG - ESP - DEU - FRA - RUS - JAP - UA - KR - PL - USA - SI

Inflamaciòn

¿La inflamación es un enemigo contra quien luchar o un aliado al que respetar?

La medicina actual ha acabado tergiversando completamente el significado de todos los síntomas que el organismo manifiesta durante cualquier enfermedad.

La inflamación es un proceso mediante el cual el organismo “repara” las lesiones. Sofocar sistemáticamente las respuestas naturales del organismo podría ser la causa del continuo y evidente aumento de las enfermedades crónicas y/o degenerativas.

En la práctica, inhibiendo la respuesta natural de defensa frente a los estímulos morbosos, estamos impidiendo la eliminación de éstos y obligamos al sistema defensivo a elaborar un nuevo equilibrio, con un aumento de las patologías crónicas y degenerativas.

Una metáfora: la eliminación de los desechos de una ciudad se lleva a cabo en un incinerador. Éste emite humo, calor, ruido y emisiones molestas, con las incomodidades que eso conlleva. Del mismo modo, la inflamación provoca dolor, malestar e incomodidad. Pero si los apagamos ¿habremos hecho realmente lo mejor?

Así como apagando el incinerador dejaremos que los desechos de la ciudad contaminen el ambiente, de la misma manera, apagando la inflamación con medicamentos, dejaremos toxinas nocivas dentro del organismo.

La situación puede empeorar aún, si el estímulo patológico permanece, llevando al organismo a un proceso inflamatorio crónico. Un proceso doloroso pero eficaz (si los desechos se siguen produciendo, el incinerador se verá obligado, obviamente, a trabajar continuamente).

El antiinflamatorio debería ser el fármaco de elección exclusivamente en los casos en los que no es posible eliminar la causa de la inflamación, cuando ésta sea desconocida e inidentificable, o en los casos en que hace que la vida sea difícil o imposible.

Las intolerancias alimentarias, campo en el que SANYpet es líder indiscutible, provocan la respuesta lógica del organismo, fenómenos inflamatorios y/o aumento de las secreciones y excreciones. Tales fenómenos pueden afectar a cualquier órgano ya que cada individuo tiene una sensibilidad diferente.

Un alimento al que el individuo es intolerante, provocará un proceso inflamatorio agudo cada vez que ese alimento sea ingerido. Si el alimento forma parte de la dieta cotidiana, el proceso inflamatorio se convertirá, inevitablemente, en crónico.